El proceso de envejecimiento hace que nuestra piel se vea flácida y sin brillo. La primera zona que refleja los cambios causados por el envejecimiento es la zona